¿Por qué reservar con nosotros?

Coliseo

El Anfiteatro Flavio, más conocido con el nombre de Coliseo, quizá es el más importante monumento de Roma. La construcción de esta imponente obra se debe al emperador Vespasiano, aunque haya sido terminada bajo el reinado de su hijo Tito en el '80 d. C. El Coliseo fue construido con la función de dar a Roma un lugar digno de la fama de los juegos de gladiadores y para su inauguración fueron decretados 100 días de fiesta.

En el Coliseo se celebraban muchos espectáculos: combates de gladiadores, luchas entre animales amaestrados, ejecuciones públicas, escenificaciones de batallas navales llamadas naumaquias. En su interior se distinguen perfectamente las cuatro zonas del graderío, donde se acomodaba el público: el primer nivel estaba reservado a los senadores. Un sistema de rampas y pasadizos permitía la entrada y el flujo de las personas asegurando –por medio de un billete que cada uno recibía– la asignación de los asientos y su distribución según la clase social. Después del 523 d. C. el Anfiteatro inició su fase de decadencia, convirtiéndose nada menos que en una cantera de mármol, plomo y hierro que utilizaron los papas para construir Palazzo Barberini, plaza Venecia y San Pedro.

El Coliseo representa el símbolo por excelencia de la Ciudad Eterna y junto con el Foro Romano y el Palatino es el sitio arqueológico más visitado de Italia con más de 5.000.000 de visitas al año. Para evitar largas colas, es aconsejable comprar con antelación las entradas en la página web www.coopculture.it.

Domus Sessoriana

Coliseo

DISTANCIA DEL HOTEL: 2 km

A pie: 24 minutos recorriendo Via Labicana https://goo.gl/maps/jpb30

Con el transporte público: Tranvía línea 3

Metro: Línea A, desde la estación San Giovanni, dirección Termini-Battistini, hasta la estación Termini, allì cambiar de tren (línea B) dirección Laurentina, hasta la estación Colosseo